Preguntas Frecuentes

Iniciar Sesión
Bienvenido a la Comunidad

Ingresar

¿No tienes cuenta?

Puedes registrarte en 3 simples pasos o ingresar con tu cuenta de Facebook.

Chatear
0
¿Qué le pasa a tu cuerpo en verano?
Comunidad Amec
Cuando pensamos en el verano, pensamos en lo que ocurre en nuestro entorno: días más largos, el sol calentando la tierra, el mar llamándote a que te bañes y brisas cálidas. ¿Pero cómo se manifiesta el verano en tu interior?
Aunque a veces lo olvidemos, somos parte de la naturaleza y lo que se manifiesta a nivel macro también se manifiesta a nivel micro, es decir, que lo que esté ocurriendo en nuestro entorno también está ocurriendo a cierto nivel en nuestra propia química interna. Pero ¿qué señales de verano muestran nuestros cuerpos?
 
Uno de los cambios que se perciben para preservar la salud es lo que se conoce como fuego digestivo. Durante la época de altas temperaturas, todo en la naturaleza parece más vulnerable y delicado, lo mismo sucede con nuestra capacidad digestiva, la cual es menos robusta durante el verano. Es por esto que seguro has oído a mucha gente decir que en verano tiene menos apetito. En equilibrio con este cambio, durante el verano la naturaleza proporciona alimentos más fáciles de digerir. Puedes estimular tu digestión con hierbas como el comino y el hinojo, y tomando solamente los alimentos que crecen en esta temporada ya que suelen ser menos densos y pesados que las verduras invernales. La naturaleza también proporciona frutas dulces y alimentos que calman el calor interno, tales como el pepino o el cilantro, que son buenos en ensaladas, en salteados o como un tentempié en sí mismos. 
 
El verano también se manifiesta en la piel. Nuestra piel se vuelve más vulnerable al calor de esta temporada y hay que tomar precauciones. Cuando la temperatura se desequilibra, a menudo se ven irritaciones e inflamaciones en la piel además de sarpullidos rojos o acné. Si tienes tendencia a estos brotes, prueba a tomar bebidas frías, especialmente mucha agua para equilibrar la temperatura corporal y mantener la piel sana. El zumo de aloe vera también puede ayudar tanto a nivel interno como externo.
 
El verano puede suponer también una reconexión emocional. Bajar el ritmo y cambiar la rutina ayuda a que tomemos conciencia de las emociones o experiencias que hemos desatendido.  Echar un poco de luz en esas zonas oscuras puede desintoxicar, limpiar y renovarnos. Los días largos también pueden significar más tiempo y energía para hacer lo que te gusta, el sol es una fuente natural de energía y su capacidad de levantar ánimos es de sobra conocida.
 
Esta época, aunque se vea como todo lo contrario, trae aparejado un cambio de ritmo que hace que todo transcurra más lento. Si observamos otros seres en este planeta veremos que tienden a tomarse la vida con un ritmo más lento para evitar sobrecalentarse bajo el sol veraniego. Tener algunas horas adicionales de luz no significa que debas realizar más actividades porque podrías perder el equilibrio. Al contrario, es recomendable que en verano uno disfrute de una sombra fresquita en unos jardines bonitos, agua refrescante y los rayos calmantes de la luna, si es en compañía de amistades, melodías harmoniosas y risas alegres, pues mejor que mejor.
 
Así que ¡adelante! encuentra el verano en tu interior, disfruta de todo lo que ofrece esta temporada, rodéate de tus seres queridos además de actividades y alimentos dulces y refrescantes.
 
Comentarios
Deje su comentario

Su mail no se mostrará en ningún momento

Atención