Preguntas Frecuentes

Iniciar Sesión
Bienvenido a la Comunidad

Ingresar

¿No tienes cuenta?

Puedes registrarte en 3 simples pasos o ingresar con tu cuenta de Facebook.

Chatear
2
Propiedades de la Amatista
Amanda Gonzalez [ Ver Perfil ]
La amatista es un cristal de la familia de los cuarzos. Las propiedades de la piedra amatista son tremendamente abundantes y pueden influir positivamente en muchos aspectos de nuestra vida. Se caracteriza por su color violeta, que puede ser más o menos intenso en función de la cantidad de hierro que contenga la piedra.

Está considerada como la piedra más importante en la gemoterapia. Se la considera la piedra de la paz y por eso está indicada contra la cólera, la ira y el furor, debido a que relaja, tranquiliza, inspira buenas ideas y resuelve las alteraciones emocionales. Colocada debajo de la almohada también aleja el insomnio y las pesadillas. Aporta armonía y equilibrio, desbloquea nuestra energía y trabaja sobre el sentimiento de culpa, los enojos y los miedos que nos bloquean el alma.

Siempre se la ha considerado una gema disuasiva para la embriaguez. Es una excelente fortalecedora y regeneradora de la energía ambiental, ideal para la meditación.

Es el cuarzo de la transformación. Se caracteriza por transformar actitudes, situaciones y vivencias negativas en actitudes positivas, alegres y tranquilas. 

 

Buena para Sagitario, Aries y Leo. Sexto y séptimo chakra. 

 

Es imprescindible mantener siempre limpia la amatista, lo cual hará posible que fluya la energía y el beneficio de sus efectos. 

 

¿Cómo limpiarla? 

 

 

1 - Busca un recipiente, si es posible de cerámica o cristal, en el cual realizarás la limpieza de tu piedra. Recuerda que todo el proceso se debe de llevar a cabo por la noche, mejor cuando la luna esté visible.

2 - Usa sal gruesa para limpiar la amatista. Rellena el recipiente justo por la mitad con dicha sal, pon la piedra en medio y tápala con sal. Debe quedar completamente cubierta sin que se vea absolutamente nada de la amatista.

3 - Pon el recipiente en alguna ventana o lugar abierto en el que dé el reflejo de la luna y que, de ser posible, ilumine el recipiente con la piedra. Déjalo reposar durante toda la noche, sin tocarlo.

4 - Por la mañana a primera hora, retira el recipiente. Con las manos completamente limpias, toma la piedra de entre la sal y ponla bajo un grifo de agua fría. Deja que el agua corra de forma potente y que se note bien su temperatura fría. Pon la piedra amatista debajo y enjuágala bien hasta que no presente resto alguno de sal.

5 - Luego deja la piedra amatista en algún plato o recipiente de cristal o cerámica, reposando en un lugar en el que no entre nadie para que no interfieran las energía, al menos durante ese día.

Preferiblemente déjala en algún rincón de uso persona, no la tomes y uses hasta que no esté bien seca.

Al día siguiente ya podrás usar tu amatista, que estará bien limpia nuevamente.

  

Comentarios
Deje su comentario

Su mail no se mostrará en ningún momento

Atención