Preguntas Frecuentes

Iniciar Sesión
Bienvenido a la Comunidad

Ingresar

¿No tienes cuenta?

Puedes registrarte en 3 simples pasos o ingresar con tu cuenta de Facebook.

Chatear
1
Cocina terapéutica
Romina Pavén [ Ver Perfil ]
La cocina es una de esas actividades en las que se combinan arte, técnica y conocimiento.

“La cocina es la alquimia del amor”, Guy de Maupassant.


La cocina es afectiva, creativa y social, con ella buscamos nuestro disfrute y el de aquellos que nos rodean. Es una forma de comunicar emociones y de hacer que un momento se vuelva especial para los que amamos. Es también una herramienta terapéutica.

 

La cocina es una de esas actividades que involucra todos los sentidos. Estos se activan durante todo el proceso, hasta el final. La vista, el oído, el tacto y, por supuesto, el olfato y el gusto deben ponerse en marcha durante esta labor. Al comer, también ocurre lo mismo.

 

De este modo, la cocina se convierte en un verdadero arco iris de sensaciones. Por lo tanto, implica una experiencia integral. Es una de las pocas actividades en la actualidad que permite ese desfile de impresiones sensoriales.

 

Uno de los aspectos más interesantes de la cocina es que se trata de una actividad en la que nunca el resultado es el mismo. La misma persona puede cocinar un plato dos veces y no le quedará igual. Dos personas pueden replicar una misma receta y el sabor va a ser diferente. En esa medida, es una actividad muy personal y, por lo tanto, creativa.

 

La cocina es una de esas actividades que exigen mucha paciencia y concentración. La cocina es impredecible. Estás preparando algo y una pequeña distracción hace que se pase de punto. O te das cuenta de que finalizado algún proceso el alimento no tiene la textura o la consistencia que querías. Todos esos pequeños problemas exigen solución. Y ese ejercicio de resolver dificultades, implica un estímulo para tu inteligencia.

 

Cuando tienes una actitud positiva, la cocina se vuelve una actividad relajante. Lo importante es no cocinar con nervios, ni esperando obtener resultados perfectos. Lo ideal es que puedas hacer todo con calma y que tengas la mente abierta a la experiencia.

 

Cocinar en pareja, o con amigos, puede ser una experiencia muy divertida y amable. Igual, servir un plato preparado con nuestras propias manos puede tener mucho de amoroso. Si así lo quieres, la situación puede ser de lo más divertida y gratificante.

 

No tenemos que ser unos expertos para meternos en la cocina. Basta con tener buena voluntad y un plan básico previo. Es una actividad que se realiza en casa y que está al alcance de cualquiera. Además, sus beneficios psicológicos y sociales son innegables.

 

¡Vale la pena intentarlo alguna vez! :D

 

 

Fuente: lamenteesmaravillosa.com

 

Comentarios
Deje su comentario

Su mail no se mostrará en ningún momento

Atención